mosquito-dengue

Se han activado todos los protocolos de vigilancia tras la detección hace varios días de dos larvas de mosquito Aedes Aegypti en la isla de La Palma. La secuenciación de los individuos ha revelado que ninguno de los dos contenía ningún tipo de virus de enfermedades transmisibles. 

Desde SADI  Control de Plagas, nos congratulamos del buen funcionamiento del sistema de vigilancia que ha detectado la presencia de estos dos ejemplares, pero, al mismo tiempo, recordamos la importancia de permanecer alerta ante la posible introducción de este mosquito del género Aedes en la Península, que ejercería en ese caso como la puerta de Europa.

Vector transmisor de enfermedades

Con un tamaño de entre medio y un centímetro, el Aedes aegypti es de color negro con rayas blancas en cabeza, patas y cuerpo. De carácter silencioso, suele volar bajo, a aproximadamente un metro de distancia del suelo, y picar habitualmente en piernas, tobillos y pies, generalmente durante el día, especialmente en las primeras horas de la mañana o bien al final de la tarde.

El mosquito Aedes aegypti es vector transmisor de graves enfermedades emergentes, tales como la fiebre amarilla, el dengue, el virus Zika o el chikungunya, entre otras. Enfermedades que acaban con la vida de más de dos millones de personas al año en todo el mundo. El cambio climático, el incremento del volumen poblacional en las zonas urbanas, el paso de determinadas aves migratorias o el movimiento demográfico son algunas de las causas que han propiciado el resurgir de este tipo de enfermedades en prácticamente toda Europa y muy especialmente en los países del Sur del continente.

mosquito-dengue

Recomendaciones para evitar su proliferación

Por ello, las recomendaciones de SADI. En línea con las de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para controlar la población de este tipo de mosquitos y evitar su proliferación. Incluyen el control profesional unido a otras medidas cotidianas llevadas a cabo por parte de la población. Para evitar que el mosquito deposite sus huevos, tales como:

–       Evitar las acumulaciones de agua en el interior de las viviendas por pequeñas que éstas sean (incluso en  macetas, botellas, ceniceros, etc.).

–       Mantener cubiertos herméticamente los depósitos de agua que sean para uso doméstico.

–       Destapar aquellos desagües que tengan riesgo de mantener agua estancada.

–       Eliminar cualquier tipo de recipiente que no sea de uso habitual y que acumule agua para evitar riesgos innecesarios (platos de macetas, etc.).

–       Cambiar con frecuencia el agua de los bebederos de los animales.

–       Mantener limpias las rejillas y canaletas y evitar que acumulen agua.

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

PIDE PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Desde Sadi ofrecemos una atención personalizada a los clientes, caracterizada por el asesoramiento y la información detallada, la rapidez del servicio y la garantía de nuestros tratamientos, a unos precios muy competitivos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.