plagas cambio climatico

El aumento progresivo de la temperatura de la Tierra, producto del impacto de las actividades humanas sobre el planeta. Está trayendo asociadas multitud de nefastas consecuencias tales como la extinción de numerosas especies tanto animales como vegetales o la desaparición de los arrecifes de coral, entre otras muchas. A esta cadena de catástrofes para el ecosistema global se viene a sumar el aumento disparado de plagas registrado en los últimos años. Con el elevado riesgo asociado de transmisión de enfermedades vectoriales que conlleva.

Buen ejemplo de ello lo constituye la zona del Levante español que, desde la introducción en 2014 del mosquito tigre (Aedes albopictus) proveniente del sudeste asiático, se ha convertido en el ojo del huracán europeo de las enfermedades tropicales.

Los registros de casos de este tipo de dolencias han aumentado en España exponencialmente desde 2004. Producto sobre todo de los efectos del cambio climático sumados a la globalización y el turismo, plagas como las de mosquitos, roedores, garrapatas, cucarachas… no han parado de aumentar en las ciudades.  Animales que, además del evidente perjuicio para la convivencia que generan cuando alcanzan densidades de población tan altas. Suponen un riesgo alto de salud pública al ser vectores portadores de enfermedades, en muchos casos, graves.

Virus del Nilo Occidental

Reciente queda también en la memoria colectiva el brote de casos del Virus del Nilo Occidental surgido en Andalucía en los dos últimos años. Una dolencia de la que muchos no habían oído hablar hasta ese momento y con la que desgraciadamente pasamos a familiarizarnos rápidamente. Un virus transmitido en este caso por el mosquito común (Culex pipiens) que si bien en el 80% de los casos no presenta más complicaciones en las personas a las que inocula el virus que las habituales de cualquier picadura, en algunos casos puede llegar a provocar la muerte.

plagas cambio climatico

Fiebre de Crimea Congo

Otra de las plagas cuya densidad de población se ha incrementado exponencialmente en los últimos tiempos y que preocupa especialmente a los expertos son las garrapatas. En España hay detectadas más de una veintena de especies de garrapatas. Algunas de las cuales son vectores transmisores de graves enfermedades como la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, la enfermedad de Lyme o la encefalitis vírica.

La clave está en la prevención

El virus del Nilo Occidental, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, el Zika, el Dengue, el Chikungunya son solo algunas de las enfermedades emergentes transmitidas por vectores que más preocupan. Pero no son ni mucho menos las únicas. Desde SADI Control de Plagas alertamos de que en los próximos años podrán aparecer otras de las que no habíamos oído hablar hasta el momento. La tendencia es que esta situación se haga cada vez más compleja. Por eso, advertimos, es fundamental centrar los esfuerzo en la prevención, que es la clave.

El sector de la Sanidad Ambiental es un sector comprometido con la preservación de la calidad de vida de los ciudadanos, la salud pública y el medio ambiente. Así lo demostramos en la primera etapa de la pandemia por coronavirus con las desinfecciones profesionales y así lo volveremos a hacer siempre que sea necesario. Desde este punto de partida, no podemos sino poner todos nuestros conocimientos y saber hacer al servicio tanto de las Administraciones Públicas como de la sociedad en general en aras de la protección del bienestar ciudadano y la biodiversidad. Desde SADI esperamos que este artículo te sirva para ver las derivaciones que produce el cambio climático en las plagas.

PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS

PIDE PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Desde Sadi ofrecemos una atención personalizada a los clientes, caracterizada por el asesoramiento y la información detallada, la rapidez del servicio y la garantía de nuestros tratamientos, a unos precios muy competitivos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.