Mosquito tigre

Desde que estallara la crisis mundial del virus Zika allá por el 2016, todas las alertas son pocas por
controlar el mosquito tigre y su picadura. Sin embargo, existe un método natural y altamente efectivo
para el control de esta temida plaga y es que no es otro que uno de sus depredadores naturales: el
vencejo. Un ave cuya presencia está cayendo en los últimos años de forma drástica -su población ha
disminuido más del 20% en toda España- y esto es debido a la caza por parte de los gatos callejeros. Una especie que, por lo contrario, no para de crecer de forma descontrolada, debido en su parte, a que
muchos ciudadanos les dan de comer cada día sin ningún tipo de control. El cual es un gesto inocente,
que puede ocasionar graves consecuencias en el ecosistema.

Un informe publicado por la organización conservacionista SEO/BirdLife insiste en la necesidad de
controlar la presencia de gastos asilvestrados, especialmente en las grandes ciudades, debido al peligro
que suponen para la avifauna autóctona. En España, está situación se está convirtiendo en un problema
de primer orden ya que estos depredadores se alimentan de aves como el gorrión o el vencejo que, a su vez, se alimentan de mosquitos y evitan la saturación de plagas perjudiciales como la del mosquito
tigre

Los vencejos son una de las principales víctimas de los gatos. Especialmente de los asilvestrados que
vagan por ciudades y pueblos de España. El vencejo común es quizá el ave más dotada para el vuelo,
ya que pasa diez meses del año sin tocar tierra. Duerme en el aire y solo se posa en el nido durante la
época de reproducción, para alimentar a sus crías. Es en ese momento cuando los gatos aprovechan
para lanzarse sobre ellos, reduciendo de forma acelerada su existencia.

Según datos de SEO/BirdLife, la población de vencejo común ha caído más de un 30% en los últimos
20 años. Algunas de las consecuencias de este decrecimiento recaen en el aumento de las temperaturas
y el cambio climático, pero el mayor peso reside en los gatos asilvestrados que, en la mayoría de las
ocasiones, se alimentan de estás pequeñas aves sin que nada se haga aún al respecto.

Además de la importancia que estas pequeñas aves tienen por sí mismas, es de destacar el relevante papel que juegan como depredadores naturales de mosquitos como el temido mosquito tigre, vector de enfermedades tan graves como el virus Zika, el Dengue o el Chikungunya y cuya presencia en España no para de aumentar. Solo una pareja de vencejos es capaz de comerse hasta 500.000 mosquitos en una temporada. Un método de control más que natural que desgraciadamente ha desaparecido con las graves consecuencias que esto conlleva.

La prevención, siempre la mejor herramienta de control

Para hacer frente a esta plaga urbana de gatos asilvestrados, desde SADI CONTROL DE PLAGAS insiste en la prevención como la mejor de las medidas para controlar su aparición e insta a la
ciudadanía a evitar realizar todas aquellas acciones que supongan un factor de riesgo. Un gesto tan
sencillo como evitar darles de comer sin autorización puede aumentar la calidad de vida de los
ciudadanos y su entorno.

Ante una situación tan delicada, recomendamos que la mejor manera de atajar el problema es desde la
raíz a través de la labor profesional de empresas especializadas que cuentan con factores como el ciclo
biológico en el que se encuentre la plaga, las condiciones ambientales, el nivel de infestación o la
minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano.

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *