plagas verano

SADI alerta del riesgo de proliferación de varias plagas durante la época estival

• El aumento de las temperaturas multiplica el riesgo de incremento de poblaciones de mosquitos, cucarachas, ratas, avispas o termitas, convirtiéndolas en plagas que pueden ser una amenaza para la población.

• Es muy habitual encontrar avispas durante el verano cerca de aquellos entornos donde nos movemos: en piscinas, sobrevolando acumulaciones de agua, o en los jardines, cerca de las flores y las plantas.

• Las cucarachas, más allá de un claro problema higiénico, pueden ocasionar graves enfermedades derivadas de la contaminación de alimentos como la disentería o la salmonelosis.

Las altas temperaturas que en los últimos días han llegado para quedarse hasta el final del verano, y que previsiblemente llegarán a ser más altas en las próximas semanas, ayudan a multiplicar el riesgo de proliferación de plagas de especies como mosquitos, cucarachas, ratas, avispas o termitas.

La subida de las temperaturas medias, la globalización y los movimientos de personas y mercancías, la sobrepoblación o la pérdida de la biodiversidad son algunos de los factores que facilitan la aparición de casos de zoonosis, como la actual pandemia de la COVID-19, cuyo virus ha aterrizado con tanto impacto que pone en valor el urgente.

Cambio que se necesita del sistema para que no vuelva a ocurrir. O el caso de la fiebre del Nilo el verano pasado en Andalucía, transmitida por el mosquito Culex. Ejemplo de esa necesidad es el reciente posicionamiento de SADI a favor del enfoque “One Health”, una estrategia transversal que aúna la salud humana, animal y ambiental para dar respuestas eficaces y trabajar en la prevención de situaciones sanitarias graves como en la que hemos vivenciado durante estos últimos meses con la pandemia de COVID-19.

Los mosquitos, los protagonistas del verano.

Desde que el mosquito tigre entró en nuestro país procedente de Asia en el verano de 2004, su presencia se ha convertido en un verdadero problema principalmente durante la época de primavera y verano. El año pasado, el confinamiento y la desatención a labores de prevención de plagas, limpiezas y saneamiento, favoreció la multiplicación de especies de mosquito como el tigre -Aedes albopictus- o el mosquito común -Culex pipiens-, cuya especie se vio exponencialmente aumentada en las zonas de marismas del Guadiana el pasado año, ocasionando consecuencias fatales como la fiebre del Nilo Occidental. Una enfermedad que provocó la muerte de siete personas y decenas de casos en la región de Andalucía el verano pasado.

Cucarachas, las mejores aliadas del calor.

Las cucarachas son unos insectos de hábitos nocturnos que se esconden en grietas y pequeños rincones con poca luz. Sin embargo, se dejan ver durante el día si la plaga es de grandes dimensiones y si salen de su refugio en búsqueda de alimento. Las lluvias que se han sucedido durante las últimas semanas sin duda pueden favorecer la aparición de esta especie, que normalmente se resguarda en espacios húmedos, tanto en los hogares como en entornos urbanos. El calor hace que estas especies abandonen su hábitat natural en búsqueda de nuevos cobijos en los que encuentren agua, alimento y la temperatura que necesitan.

Esta plaga, más allá de un claro problema higiénico, puede ocasionar graves enfermedades derivadas de la contaminación de alimentos como la disentería o la salmonelosis. Una de las ‘bestias negras’ de la hostelería sin duda en época estival, capaz de ocasionar grandes pérdidas económicas y de prestigio para negocios, además de generar alergias que se manifiestan en forma de gripe o asma severa.

La avispa asiática, una amenaza para la salud y la biodiversidad.

 Cada vez son más las personas víctimas de picadura de avispa asiática, una especie invasora que, desde que en 2010 penetró en España a través de la frontera con Francia, no ha dejado de crecer a un ritmo frenético y de expandirse por nuestro territorio. Su picadura puede producir shocks anafilácticos o reacciones alérgicas graves que en algunos casos llegan a ser mortales. Además, provoca un elevado impacto económico

En el sector apícola por ser una especie cuyo alimento principal son las abejas. El sector apícola se está viendo afectado de manera muy importante por esta plaga de avispa asiática, llegando a sufrir hasta un 60% de merma en su producción, además que ésta se trata de  una lucha en la que, desde las Administraciones Públicas, no siempre se tiene todo lo presente que se debería a las empresas de la sanidad ambiental, fundamentales para el desarrollo de un trabajo efectivo y seguro. Estas labores en no pocas ocasiones se adjudican a trabajadores públicos -como bomberos-, lo que implica que pueden llegar a desatender los cometidos que se les suponen y, en cambio, ejecuten otros para los que en la mayoría de los casos no tienen la formación idónea.

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *