El sector del control de plagas ha evolucionado mucho. Antes eran conocidas como empresas de fumigaciones, debido a que principalmente sus tratamientos para eliminar insectos se basaban en la pulverización de insecticidas. Pero actualmente todo esto ha cambiado.

Por cuestiones medioambientales muchos de los productos que se usaban para distintos tipos de tratamientos contra plagas han dejado de usarse. Aunque hoy en día aun se usan algunos insecticidas mediante pulverización o termonebulización, estos son mucho más respetuosos con el medio ambiente que sus predecesores. Además esta evolución ha dado paso al uso de cebos para insectos.

¿Qué ventajas tiene el uso de cebos?

Los cebos utilizados hoy en día para el control de plagas se utilizan para eliminar gran multitud de insectos como son las cucarachas, hormigas o termitas. Estos cebos, se tratan de venenos para los insectos los cuales son percibidos como alimento. Estos venenos están preparados para que el insecto no muera inmediatamente, sino pasado un tiempo por lo que en ningún momento detectan el cebo como una amenaza. Así estos individuos contaminados pueden alcanzar la totalidad de la colonia.

Otra ventaja, es la cantidad de producto que es liberada respecto a la pulverización o nebulización, consiguiendo un menor impacto en el medio ambiente, ya que la cantidad utilizada es menor y más concentrada haciendo que el alcance logrado no repercuta en el resto del ecosistema y su efectividad frente a  la plaga sea más exitosa.

¿Y las desventajas del uso de cebos?

El uso de estos cebos también conlleva algunas desventajas. Aunque en su mayoría son por el mal uso que se le da a la hora de aplicarlos. Por ejemplo: Si la persona encargada de aplicar este tratamiento no tiene la suficiente formación al respecto, puede ubicar dichos cebos en una zona de alto tránsito animal haciendo que estos consuman el cebo y acaben enfermando o incluso, si la ingesta es muy elevada causándoles la muerte. También, pueden perder su efecto si están en zonas donde la lluvia les pueda golpear con facilidad haciendo que el cebo se petrifique o incluso pueda ser arrastrado por el agua perdiendo dicho cebo. 

¿Y qué pasa con la pulverización?

La pulverización también tiene sus ventajas. Como es el alto nivel de efectividad en la eliminación de la plaga con un solo uso ya que alcanza a dicha plaga en todas las fases de su ciclo de vida. Otra ventaja que tiene es que dependiendo del tipo de producto y del lugar donde se encuentre la plaga se pueden usar sobre productos alimentarios.

En cuanto a las desventajas son varias respecto a los cebos. Ya que después de cada tratamiento se necesita ventilar la estancia tratada para eliminar el efecto insecticida o rodenticida residual. Por otra parte, también pueden dañarse ciertos materiales y mercancías con estos tratamientos. Además, al poder ser usados sobre productos alimenticios, si no se hace correctamente la mezcla de productos y la forma de aplicarlo puede llegar a afectar a dichos alimentos e incluso a la persona los consuma.

Como has podido leer tanto el uso de cebos o como la pulverización tienen sus pros y contras. Por lo que el uso de uno u otro depende del nivel de infestación o el lugar donde se deba aplicar. Por eso, antes de que te decidas, desde SADI CONTROL DE PLAGAS te recomendamos que te pongas en contacto con un profesional que te asesore con el fin de evitar posibles riesgos ya que el uso de ciertos productos no están pensado para el uso domestico y su aplicación debe ser llevada a cabo por un técnico cualificado. 

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *